tuluz

Tú no sabes de la luz

que te sigue los pasos,

en silencio.

Porque te vuelves

y no la ves,

te acompaña y no te habla.

A mí tu luz me mira,

y yo la miro

y sonreímos.

Damos paseos juntos

y me habla de tus manos

y de tu roce.

Yo sé de ti por tu luz,

y mi saber es tan grande

que sobran los encuentros

y las despedidas.

Así, juntos, te seguimos

y, en silencio, caminamos.