Con la inauguración en Sevilla de la denominada “Semana de Aviación”, celebrada entre los días 1 y 7 de abril de 1910, dio comienzo la estrecha vinculación que tradicionalmente ha mantenido la ciudad con la actividad aeronáutica.

Esta relación vendría marcada inicialmente por las distintas exhibiciones que a lo largo del tiempo fueron celebrándose en el hipódromo existente en la dehesa de Tablada, primer e improvisado aeródromo de Sevilla.

Más adelante, en 1920, el primitivo aeródromo pasaría a convertirse en la Base Aérea militar de Tablada.

Aquellas primeras exhibiciones causaban furor y entusiasmo, tanto por lo novedoso del espectáculo, casi milagroso por aquellos años, como por lo que suponían de acercamiento a la modernidad de una ciudad que trataba de despertar tras un largo letargo y que ya planeaba la que pensaba sería su gran oportunidad, la futura Exposición Iberoamericana.

 Entre los nombres de aquellos aviadores pioneros, hubo uno que quedó grabado especialmente en la memoria colectiva de los sevillanos.

Se trata del francés Henri Tixier, el cual residió en Sevilla entre 1912 y 1914 y que se convirtió en el absoluto protagonista de los memorables espectáculos  aeronáuticos celebrados en la ciudad durante aquellos años.

Tixier fue también protagonista de curiosas anécdotas, como lo fue sin duda el vuelo que, sorpresivamente, efectuó el 26 de octubre de 1912 sobre el mismísimo casco urbano de la ciudad, para estupefacción de los sevillanos, que difícilmente olvidarían el inesperado espectáculo.

 En todo caso, fueron dos las exhibiciones planificadas oficialmente en las que participó el piloto Francés.

La Unión ilustrada, 9 de Marzo de 1913
Tixier subiendo a su Blériot el 16 de febrero de 1913. La Unión ilustrada, 9/3/1913

La primera fue organizada con fines benéficos por la Sociedad Cooperativa de casas baratas “La Práctica” y se celebró el 16 de febrero de 1913. El segundo espectáculo fue la Fiesta de Aviación organizada por la Asociación de la Prensa de Sevilla que tuvo lugar el 2 de marzo del mismo año.

Ambos eventos tuvieron por escenario el hipódromo de Tablada y en ambos el aviador Tixier deleitó al público con espléndidos vuelos adornados con maniobras perfectamente ejecutadas, a los mandos de su monoplano Blériot-Gnôme 50HP.

 El escritor sevillano Francisco Javier Almarza Madrera, en su obra “Aviación en Sevilla 1903-1914” describe con minuciosidad los pormenores de aquellos espectáculos, así como los distintos actos en los que participó y los homenajes de que fue objeto el piloto francés.

Igualmente, apoyándose en las crónicas publicadas por el diario “El Liberal”, aporta detalles curiosos, como la ubicación en la zona denominada “El Empalme” (actualmente barriada de San Jerónimo) del hangar que empleó Tixier como punto de partida y regreso el día de su famoso vuelo sobre la ciudad.

 ______________________________________

 El 17 de febrero de 1913, al día siguiente de la celebración del espectáculo organizado por la Cooperativa “La Práctica”, aparece la siguiente reseña en el diario “El Imparcial”, de Madrid:

El Imparcial, 17/2/1913


En el artículo se describe lo acontecido en la exhibición del día anterior y se proporciona un detalle para cuya mejor compresión pretendemos contribuir con una humilde aportación.

Dice “El Imparcial”:  “El aviador Tixier realizó esta mañana un vuelo prueba, desde Trinidad hasta Tablada”.

En este punto, queremos dar a conocer la siguiente fotografía inédita:

Tixier en los Almacenes Holgado. Sevilla, 1913
Henry Tixier y su Blériot en los almacenes Holgado, 1913

En ella se muestra a Henri Tixier en Sevilla sobre su Blériot, con las alas desmontadas y apoyadas sobre la pared posterior de un almacén que, aparentemente,  hace las veces de hangar.

La fotografía está tomada en 1913 en una de las naves de los denominados “Almacenes Holgado”.

Estos almacenes, fundados  a principios del siglo XX, eran  propiedad de los hermanos  Manuel y  Antonio Holgado Tirado y se dedicaban a la fabricación y almacenaje de derivados del corcho.

En el plano de Sevilla dibujado por Antonio Poley en 1910, se distingue con claridad el contorno de dichos almacenes, identificados simplemente como “Almacenes de Corcho”.

Sector de La Trinidad. Plano de Sevilla de Antonio Poley, 1910

Se encontraban ubicados en la actual Carretera de Carmona, esquina con la calle San Juan Bosco, a espaldas del antiguo convento de los trinitarios, ya por aquel entonces colegio salesiano de la Santísima Trinidad.

En la actualidad, su solar lo ocupa el centro de salud “Ronda Histórica” así como un pequeño parque.

La certeza sobre la ubicación de la escena viene dada por el hecho de ser quien suscribe estas líneas biznieto de Don Antonio Holgado Tirado, al que  puede verse en la fotografía. Concretamente, se trata del segundo personaje que aparece por la derecha, grueso, con bigote y sombrero hongo.

Por todo lo anterior, nos atrevemos a aventurar que el vuelo de prueba al que hace referencia “El Imparcial” pudo probablemente haber partido de algún punto cercano a estos almacenes, zona ya conocida popularmente por entonces como “La Trinidad”, donde aún existían pocas edificaciones y muchas huertas, pudiendo alguna ser susceptible de convertirse con seguridad en improvisada pista de despegue.

                                              _________________________________

Tras los éxitos cosechados, Henri Tixier concibió la idea de efectuar un “Raid” entre Sevilla y Madrid con una única escala en Ciudad Real y en una única jornada.

El  21 de Abril de 1913 dio  inicio a su aventura, pero el viaje resultó más accidentado de lo previsto y,  debido a diversas paradas obligadas a causa de problemas mecánicos y meteorológicos, no consiguió aterrizar en el aeródromo madrileño de Cuatro Vientos hasta el día 26 de abril.

A pesar de no haber conseguido el reto propuesto, su hazaña tuvo amplia repercusión y reportó gran fama y prestigio al francés, que supo aprovecharla recorriendo diversas ciudades españolas ofreciendo su espectáculo.

En 1914, al estallar la Primera Guerra Mundial, Henri Tixier abandonó España definitivamente para incorporarse como piloto de guerra al ejército galo.

Henri Tixier Falleció en accidente aéreo en 1917, a los treinta años de edad, en circunstancias  aún no aclaradas, aunque se considera que fue durante el transcurso de una operación de combate.

Bibliografía:

  • Aviación en Sevilla 1903-1914, Aeroplanos, inventores y hombres voladores (Francisco Javier Almarza Madrera, 2011)
  • Tablada: La Aviación y Sevilla (Juan Antonio Guerrero Misa y José F. Clemente Esquerdo, 2009)
  • Planos de Sevilla, Colección Histórica (1771-1918) (Servicio de Publicaciones del Ayuntamiento de Sevilla y Editorial Mad, S.L., 1992)