Mi Abuela iba a ver los Cuadros de la Alameda

Asomarse al diario de mi abuela es como hacer un viaje en el tiempo. Allí, en un pequeño cuadernito escrito a plumilla, con perfecta caligrafía, reflejaba ella los hitos importantes de su adolescencia, en los primeros años del siglo XX: nacimientos, comuniones, bodas, defunciones y demás acontecimientos familiares. Pero también …