Mi compañero

Compañerismo

El otro día bajaba en el ascensor a la salida del trabajo. Conmigo bajaba también un compañero, uno que apenas conozco. Me preguntó cómo me había ido el día. Yo le comenté que había tenido un día de perros, que tenía un problema que no conseguía resolver y que estaba absolutamente bloqueado. El dijo que no me preocupara, que ya vería cómo al día siguiente, con la mente despejada, lo vería más claro y seguro que lo solucionaba.

Pero el día siguiente fue peor que el anterior. No sólo no daba con la solución; además, sufrí … Continúe leyendo